BAUTISMO EN AGUA, FUNDAMENTO Ó RUDIMENTO

BAUTISMO EN AGUA, FUNDAMENTO Ó RUDIMENTO

 

EL FIN DE UNA DIATRIBA.

El escrito anterior, tuvo una serie de opiniones que expresan la cosmovisión que podemos tener sobre lo  planteado.

 

No ha sido mi intención causar una polémica a los lectores de mi blog. Respeto a cada uno de los que opinaron, en específico aquellas opiniones que reflejaron el carácter, la madurez, la sindéresis.

 

Solo he querido plasmar, lo que la exégesis y en especial, los principios hermenéuticos; tales como: Principio Gramático Histórico, el cual refiere a un estudio del significado literal de las palabras (Semántica), su arreglo usual en frases y oraciones (Sintaxis), y el sistema básico de estructura  y arreglo de palabras (Gramática) en un lenguaje específico; de igual manera, el principio hermenéutico del contexto, tomando en cuenta el aspecto histórico-cultural.

 

No puedo dejar pasar por alto, el principio de interpretación bíblica, llamado el principio de los pactos. Una de las situaciones que observamos en el mundo religioso actual, es el de no entender las dos divisiones mayores de la Biblia, el Antiguo y el Nuevo Pacto.

 

La dinámica actual de la iglesia, nos habla a todas luces que la iglesia tiene una mezcla del Antiguo con el Nuevo pacto; las prácticas, la Alabanza, la forma de colectar las finanzas tiene más un lenguaje del Antiguo Pacto que del Nuevo pacto.

 

Por ejemplo, en un sinnúmero de congregaciones se les insta a los creyentes a PACTAR FINANCIERAMENTE; ¿dónde en la biblia habla de que tenemos que pactar en las finanzas? ¿Si está vigente el nuevo pacto, donde está el fundamento para que se inste a los creyentes a pactar  financieramente?

 

Ah! Pero eso no es una falsedad; eso sí es válido;  en ninguna parte de la escritura  hay sustento para obligar a un creyente a pactar financieramente, e incluso ya en los sobre de las finanzas, de muchas congregaciones, aparece impreso, la ofrenda de pacto. Las escrituras claramente plantean que todos los pactos fueron una iniciativa divina. Dios pactando con el hombre;  El menor es bendecido por el mayor; Hebreos 7:7. pero nunca hay fundamento para que un menor pacte con un mayor; entiéndase un creyente pactando con el Señor, es inadmisible.

 

Temas como Maldiciones Generacionales, Pactos de Sal, Derramamiento de vino, de aceite, dizque con actos proféticos, para tomar espiritualmente un territorio. ¿Cómo se entiende la muerte, la resurrección, la ascensión y entronización de Cristo? Todas estas prácticas nos hablan más de un animismo  en las filas de la iglesia de Cristo, que de estar siendo edificadas en el único fundamento que es Cristo.

 

No voy a continuar plasmando en mi blog, lo que en un comienzo quise plantear, que no es otra intención, la cual es teologizar. Considero que ha sido uno de los aspectos que tenemos que aprender; tenemos que hacer teología, analizar con seriedad, quitarnos los lentes que por años nos pusieron, para interpretar, las escrituras correctamente.

 

Comprendo a cada uno de los que defendieron su punto de vista, lo que sí es inaceptable es acusar de hereje, de falsa doctrina, cuando solo inicie un tema, que al finalizar usted tuviera a bien plasmar sus propias conclusiones y quizás cambiaría su perspectiva ligera de acusarme, No es sensato y es una necedad, caer en un debate, en una diatriba, que en nada contribuye a ser la razón del ser ministro de Jesucristo, que no es otra que la perfección de los santos.

 

Quiero aclarar que creo en el bautismo, tal cual como está planteado en la palabra del Señor. “un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.” Efesios 4:5-6. Note usted que el texto afirma que existe un solo bautismo. ¿Cuántos bautismos, practica la iglesia de hoy?

 

1Co 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

 

En ningún momento apreciado lector niego el bautismo como tal. 

 

Mi error, lo admito es plasmarlo en una red (Facebook), donde el auditórium es muy frágil; que fácil es opinar, ser inquisidores sin exponerse a un debate serio; no tengo problemas de sentarme con alguien que defienda con sindéresis,  los textos desde sus contextos históricos, culturales, gramaticales, exegéticos.

 

Le invito a que leamos los textos, hagámosle análisis gramaticales, eso si desde el griego. Leamos los textos desde el griego, respetando sus verbos, modos, tiempos, preposiciones, casos, etc.

 

Por ejemplo este texto: πορευθέντες ον μαθητεύσατε πάντα τ θνη, βαπτίζοντες ατος ες τ νομα το πατρς κα το υο κα το γίου πνεύματος.

 

Si usted lo analiza gramaticalmente, interpretarlo correctamente, le felicito.!!

 

Por años hemos usado una Teología, que si usted amado lector conociera un poco de la historia eclesiástica, encontrará que mucho de lo que hoy se establece como verdades, fueron postulados de la Edad Media, El Periodo donde el centro del discurso era Dios, y la Teología era el auge de la época.

 

Solo para finalizar quiero concluir con las palabras del filósofo contemporáneo José Ortega y Gasset, quien afirmó lo siguiente:

 

“Cada generación se encuentra sobre los hombros de las generaciones anteriores, como los acróbatas en el circo. Cada uno de nosotros tiene su historia —-toda una serie de acontecimientos y decisiones que nos han traído hasta donde estamos. Esa historia comienza desde mucho antes de nuestro nacimiento. Cada uno de nosotros, y mucho más todos en conjunto, formamos parte de una tradición, de un modo o camino por el que hemos llegado a ser lo que somos.”

 

Esto, que es cierto de toda actividad humana, es cierto también del modo en que se interpretan  las Escrituras. Cuando nos acercamos a ellas, no lo hacemos con la mente totalmente libre de tradición. Al contrario, sepamos o no, cuando nos acercamos a las Escrituras traemos con nosotros toda una tradición de interpretación escrituraria que nos lleva a entender el texto bíblico de un modo particular.

 

Dicho de otro modo, la gran mayoría lee la Biblia a través de lentes que les  han sido legados por la tradición, y del color de esos lentes depende mucho de lo que puedan  o no ver  en las Escrituras.

 

Quien no conoce su propia historia no sabe por qué es cómo es, y por tanto no tiene la libertad de ser de otro modo.

Saludos en Cristo Jesús.!

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Artículos recientes
[_posts]